Taichí * Qigong * Aikido * Reiki * Acupuntura * Tui-Na * y otras terapias y actividades holísticas CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO

LANGUAGE

Headline Animator

SÍGUENOS TAMBIEN EN: Siguenos en FacebookSíguenos en TwitterAiDo Asociación

miércoles, 21 de marzo de 2018

Día Internacional del árbol


El 21 de marzo es el primer día de otoño en el hemisferio sur y el primero de primavera en el hemisferio norte. De este modo, para marcarle carácter simultáneo en todo el mundo, los estados miembros de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) eligieron en 1971, esta fecha para celebrar el Día Forestal Mundial.

Durante el Día Forestal Mundial se realizan jornadas sobre la importancia de los bosques, su utilidad, su cuidado o sobre el peligro que representa el fuego para ellos.

Abrazarse a un árbol parece una ridiculez, pero si lo es, bienvenida sea esta bendita locura que, así, a voz de pronto, aunque solo sea por pensar que es una bobería está ayudándonos a sonreír y a sentirnos más cerca de la naturaleza que nos rodea.


Abrazar un árbol es una bonita y beneficiosa manera de finalizar un paseo por el campo o, por qué no, de iniciarlo. Cualquier momento es "el momento", ese instante perfecto para rodear un árbol con nuestros brazos. 

Cuáles son los beneficios de abrazar árboles.

Los poderes terapéuticos del árbol van desde cargarnos de buenas vibraciones hasta su uso como un remedio para curar dolencias, atribuyendo a cada tipo de árbol unas propiedades diferentes.

Son muchas las investigaciones que se han centrado en esta cuestión, y un sinfín de estudios han demostrado que estar en contacto con plantas y árboles es muy beneficioso a nivel mental y físico.

En la práctica, esto lo podemos hacer:

  • Camina entre los árboles y escoge alguno que te llame la atención.
  • Acércate a él, obsérvalo y capta su energía, no trates de analizarlo mentalmente o de establecer un vínculo emocional. Sólo nota su tono vibratorio.
  • Tócalo al mismo tiempo que cierras los ojos, con tu mano izquierda. Háblale y pidele permiso para absorber parte de su energía. Reconoce su fuerza y su influencia en el entorno. Observa si es un árbol solitario o un pastor de árboles que tiene influencia sobre el colectivo. Capta si su energía es curativa, o si es protectora y amorosa, o si es sabia, o si es imponente en todo ese territorio o de cualquier otro tipo. Acepta esa energía sin más y pregúntate si deseas recargarte a ti mismo con esa fuerza.
  • Establece contacto con la energía del árbol mediante tu corazón energético. Vacía tu ruido interno, fluye en el amor y escucha al árbol. Capta su espíritu. Preséntate con tu nombre y entra en un espacio donde la comunicación es energética y no sonora. Puedes pedir consejo sobre cualquier situación que necesites, cargarte de energía, relajarte o aceptar su sabiduría.
  • Escucha la en tu corazón, da las gracias, levántate y despídete poniendo tu mano derecha sobre su tronco.

→En contacto directo con el árbol: Utilizando las manos: A través de ellas podemos realizar una captación más consciente, son una zona muy sensible a la emisión y captación vibratoria ya que en la palma existen varios puntos de entrada y salida de energía. La posición más conveniente es la de seguir las grietas o fisuras de la corteza en el sentido que las presenta el árbol.

→Utilizando la espalda: La parte central de la espalda, recorriendo la columna vertebral, se encuentra el canal energético principal del cuerpo. Apoyando esta zona en el tronco del árbol o sus raíces absorberemos la energía que emana. Descansar un rato nuestra espalda contra el árbol o sus raices, para que la renovación de energía afecte también a la espina dorsal y a nuestro sistema nervioso central.

Los pinos. Los mejores árboles para sanar son los grandes, en especial los pinos. Los pinos irradian energía Chi, nutren la sangre, fortalecen los sistemas nerviosos y contribuyen a prolongar la vida. También alimentan el alma y el espíritu. Los pinos son los "Arboles Inmortales". La poesía y la pintura china antiguas están llenas de admiración por los pinos. Si bien los pinos son a menudo la mejor elección, se pueden usar muchos otros árboles o plantas.

Los cipreses y los cedros reducen el calor y nutren la energía Yin.

Los sauces ayudan a eliminar los vientos malsanos, a liberar la humedad excesiva del
cuerpo, a reducir la alta tensión sanguínea y a fortalecer el aparato urinario y la vejiga.

Los olmos tranquilizan la mente y fortalecen el estómago.

Los arces persiguen a los vientos malsanos y ayudan a mitigar el dolor.

Las acacias blancas ayudan a eliminar el calor interno y a equilibrar la temperatura
del corazón.

Las higueras de Bengala limpian el corazón y ayudan a eliminar la humedad del
cuerpo.

Los canelos eliminan el frio del corazón y del abdomen.

Los abetos ayudan a eliminar cardenales, a reducir la hinchazón y a curar los huesos
rotos más rápido.

Los espinos ayudan en la digestión, fortalecen los intestinos y reducen la tensión
sanguínea.

Los abedules ayudan a eliminar el calor y la humedad del cuerpo y a desintoxicarlo.

Los ciruelos nutren el bazo, el estómago, el páncreas y tranquilizan la mente.

Las higueras eliminan el exceso de calor del cuerpo, aumentan la saliva, nutren el bazo y ayudan a detener la diarrea.

Los ginkgos ayudan a fortalecer la vejiga y alivian los problemas urinarios de las mujeres.

Los pinos. Los mejores árboles para sanar son los grandes, en especial los pinos. Los pinos irradian energía Chi, nutren la sangre, fortalecen los sistemas nerviosos y contribuyen a prolongar la vida. También alimentan el alma y el espíritu. Los pinos son los "Arboles Inmortales". La poesía y la pintura china antiguas están llenas de admiración por los pinos. Si bien los pinos son a menudo la mejor elección, se pueden usar muchos otros árboles o plantas.

Los cipreses y los cedros reducen el calor y nutren la energía Yin.

Los sauces ayudan a eliminar los vientos malsanos, a liberar la humedad excesiva del
cuerpo, a reducir la alta tensión sanguínea y a fortalecer el aparato urinario y la vejiga.

Los olmos tranquilizan la mente y fortalecen el estómago.

Los arces persiguen a los vientos malsanos y ayudan a mitigar el dolor.

Las acacias blancas ayudan a eliminar el calor interno y a equilibrar la temperatura
del corazón.

Las higueras de Bengala limpian el corazón y ayudan a eliminar la humedad del
cuerpo.

Los canelos eliminan el frio del corazón y del abdomen.

Los abetos ayudan a eliminar cardenales, a reducir la hinchazón y a curar los huesos
rotos más rápido.

Los espinos ayudan en la digestión, fortalecen los intestinos y reducen la tensión
sanguínea.

Los abedules ayudan a eliminar el calor y la humedad del cuerpo y a desintoxicarlo.

Los ciruelos nutren el bazo, el estómago, el páncreas y tranquilizan la mente.

Las higueras eliminan el exceso de calor del cuerpo, aumentan la saliva, nutren el bazo y ayudan a detener la diarrea.

Los ginkgos ayudan a fortalecer la vejiga y alivian los problemas urinarios de las mujeres.

Los pinos. Los mejores árboles para sanar son los grandes, en especial los pinos. Los pinos irradian energía Chi, nutren la sangre, fortalecen los sistemas nerviosos y contribuyen a prolongar la vida. También alimentan el alma y el espíritu. Los pinos son los "Arboles Inmortales". La poesía y la pintura china antiguas están llenas de admiración por los pinos. Si bien los pinos son a menudo la mejor elección, se pueden usar muchos otros árboles o plantas.

Los cipreses y los cedros reducen el calor y nutren la energía Yin.

Los sauces ayudan a eliminar los vientos malsanos, a liberar la humedad excesiva del
cuerpo, a reducir la alta tensión sanguínea y a fortalecer el aparato urinario y la vejiga.

Los olmos tranquilizan la mente y fortalecen el estómago.

Los arces persiguen a los vientos malsanos y ayudan a mitigar el dolor.

Las acacias blancas ayudan a eliminar el calor interno y a equilibrar la temperatura
del corazón.

Las higueras de Bengala limpian el corazón y ayudan a eliminar la humedad del
cuerpo.

Los canelos eliminan el frio del corazón y del abdomen.

Los abetos ayudan a eliminar cardenales, a reducir la hinchazón y a curar los huesos
rotos más rápido.

Los espinos ayudan en la digestión, fortalecen los intestinos y reducen la tensión
sanguínea.

Los abedules ayudan a eliminar el calor y la humedad del cuerpo y a desintoxicarlo.

Los ciruelos nutren el bazo, el estómago, el páncreas y tranquilizan la mente.

Las higueras eliminan el exceso de calor del cuerpo, aumentan la saliva, nutren el bazo y ayudan a detener la diarrea.

Los ginkgos ayudan a fortalecer la vejiga y alivian los problemas urinarios de las mujeres.



AiDo Asociación